Poemas

Le van a agarrar.
“Suéltame joder! Me haces daño! No pienso quedarme aquí!”
Intenta irse, se va Navas.
“Nena te necesito, te amo… Esto no es lo que parece”
Vamos que se desmarca Torres.
“¿Sabes? Ya no me fío de ti ni de tus disculpas”
El mundo contra Navas que tiene ahí velocidad para ir.
“Vamos pequeña, ha sido un año difícil… nada me ha salido bien, porfavor…”
Consigue enviar el balón para el tacón de Iniesta.
“Siempre consigues empaparme con tu mierda, hacerme sentir culpable, tal vez ellas lo aguanten pero yo no, no más”
Llega Cesc, aparece de nuevo Navas que se desfonda.
“Te prometo que no volverá a ocurrir, serás la única y lo daré todo por nosotros, por lo nuestro, estaremos bien, no me obligues a…”
El balón para Fernando Torres prepara el centro, la pide Iniesta…
“No voy a caer en tus chantajes… se acabó”
El rechace para Cesc.
“¡No tienes valor suficiente para esto zorra!”
Cesc para Iniesta, no hay fuera de juego VAMOS INIESTA!
(Disparo)

GOOOOOOOOOOOOOOOOL!!!

***

Llegué cansado,
casado con el odio
¿dí o recibí?

Ví a otros en tronos,
reinando
riendo
en sus reinos
diminutos
absolutos
pozos de mierda

El que pierde
que se joda
da lo mismo

Lo leímos antaño:
“ante el daño o más daño o ceguera”
esa era la letra
del himno
de sus reinos
diminutos
absolutos
pozos de mierda

***

En la casa
espero el cinco
que me devuelve al tablero

Me sumerjo
buceo la urbe
inmerso, inmensa
recorro las entrañas
en una digestión perpetua
que regurgita y me vomita
para volverme a engullir
con una de sus bocas de colores

Rojas
Verdes
Amarillas
Azules

La ciudad me come
y cuenta veinte

***

Cabalgando el abismo
ignorante
ignorado
ignífugo
con el estribillo de la canción pop
tatuado en inoxcrom
grabado a fuego en el hipocampo

Recorriendo París
en llamas
en humo
en ollín
con la vida atravesada en el costillar
agarrándose al riñón
orinando muerte

Escalando el aberno
y respondiendo
“No lo se”
a la pregunta del hombre sin rostro
“¿Cuál es tu nombre?”

***

Me intuyo estrangulando el cuello de la botella
infinita
Abrazado a la noche que me estrella contra tus piernas
tendido en la curva de tu espalda

Enfermo
me arranco las entrañas para besar tu bilis
amarga
hirviendo a cuarenta y cinco grados que funden
nuestras lenguas en un nudo de lija roja

Testigo de la danza a contraluz
que dailata mis pupilas hasta hacerlas túnem
me derramo como la penúltima copa
siendo tu mi suelo sssi
siendo omi suelo. a
z z
z

Despierto en un salto mortal del hipocampo a tu pelo
ardo en el fuego de la mañana
confusa
trepando la trenza a ciegas, directo a un nudo de lija roja

Anuncios