De revoluciones y viajes temporales

Viernes, 22 de diciembre de 1989. Bucarest. 

Un niño y su padre corren de la mano a la salida de un local por la Plaza del Palacio de la capital rumana entre los estallidos de celebración por la huida del dictador estalinista Nicolae Ceauşescu. Durante la última semana se había fraguado la que el mundo conocería como la Revolución Rumana de 1989 o el fin del régimen socialista que había gobernado desde 1965.

Viernes, 22 de diciembre de 1989. Algún lugar del extra-radio de Barcelona.

Un niño y su padre andan de la mano a la salida de un cine tras el estreno de la segunda parte de la saga Regreso al Futuro. El chico, con el gesto contrariado, todavía lleva en su mano derecha una bolsa de palomitas medio vacía.

“No he entendido muy bien lo del almanaque deportivo…”

“Es muy sencillo, hijo. La historia se desarrolla en el año 2015. Ellos tienen una revista que explica todos los resultados deportivos del 1950 al 2000 y, claro, al poder viajar en el tiempo, permite al que lo tiene pujar en las apuestas de los partidos porque sabe como quedarán”.

“Eso, papá, es como si nosotros supiéramos que España será campeona del mundo de aquí a 20 años y apostáramos por ello ¿verdad?”

“Más o menos, aunque yo apostaría antes a que existirán monopatines voladores que a que España ganará un Mundial en los próximos 20 años”

“Y, papá, ¿por qué el hombre que se hace rico es tan malo?”

“Esa, hijo, es una pregunta muy difícil de contestar”

Evidentemente, no es fácil para un padre explicar a su hijo de siete años que el mismo ignorante en una de las películas es un simple encerador de coches y en el siguiente film éste se convierte en un déspota corrupto por el hecho de tener montones incontables de pasta. Además, su estatus le permite sembrar el caos y la desigualdad, y tener, incluso, a poderes como la policía y la justicia bajo su mando, convirtiéndolo, a él, en un ente intocable.

Este personaje, el de Biff Tannen en la película de Zemeckis, consigue entregarse a él mismo (60 años más joven) el “almanaque deportivo”, lo que le permite ganar cantidades ingentes de dinero y gracias al capital ser, primero, el dueño absoluto del sistema hasta incluso corromperlo y, segundo, cambiar la historia tal y como Marty Mcfly la conocía.

“La única forma de arreglar el presente es volver al pasado, al punto en que la línea temporal se escindió según esta tangente”

Para mí, la clave es cuando Marty Mcfly (el carismático Michael J. Fox) y su amigo el Doctor Brown (Christopher Lloyd) advierten que en algún momento de la historia alguien ha realizado un acto que ha hecho que el presente tal y como lo conocían haya cambiado de forma radical. Y que, además, para cambiarlo tienen que volver al pasado y evitar que eso suceda para que las cosas vuelvan a ser como eran.

Nosotros nos encontramos sumidos en un presente bastante desalentador, tal vez no a la altura (o la bajura, mejor dicho) del que ilustraba Zemeckis en la película, pero sí que le vendría bien una buena mano de pintura. De la misma forma que el pueblo rumano se encontraba en una situación política insostenible y su tangente ya duraba más de 20 años.

Sería fantástico tener una máquina del tiempo que nos permitiera volver al pasado, a ese punto en el que las cosas empiezan a complicarse. Seguramente, para gente como yo y para el pueblo rumano en su momento, la revuelta sea y fuese una de las soluciones. Revuelta. Curiosa palabra. En una de sus acepciones una revuelta es un “punto en que algo empieza a torcer su dirección o a tomar otra”, algo no muy alejado de lo que hicieron Doc y Marty. Tal vez ellos fueron unos revolucionarios a su manera. Yo sé que necesito una revolución. Interna quizás. Una lucha dentro de mí mismo. Pero estoy seguro de que, de alguna forma, tengo que volver al punto en que la línea temporal viró y llegar algún día a vivir el presente que quiero vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s